Versos de Viadel per Emili Piera

*Us deixe la columna que l’escriptor i periodista Emili Piera dedica avui 4 de setembre al meu llibre Ciutat, dies insòlits (Onada edicions) al diari Levante. El llibre està prologat per Marc Granell i la coberta és de l’artista Pere Salinas. El trobareu a la Setmana del llibre en català del 4 al 13 de setembre en la caseta 41, Avda Catedral Barcelona.

CIUTAT DIES INSÒLITS -VIA- (COB)No hace falta ser judío para saber que Israel gime la mayor parte del tiempo cautiva de Babilonia, aunque eso no quiere decir que Babilonia sea fea. Al contrario, puede ser depravada, con el alma como un tizón, pero bella como una bandada de pájaros verdes en una atardecida. De eso va el libro de poemas de Francesc Viadel, Ciutat, dies insòlits que me llevé a las vacaciones y leí como se lee la poesía: dejando que se lea a través de uno. Hay un grupito de periodistas valencianos que poetizan regularmente –Toni Gómez, Miquel Martínez – al que pertenece, con todo derecho, y más a partir de este libro, Viadel que, en alguna vieja foto, aparece como novísimo púber ya sin pantalones cortos –por poco–, pero con cara de haberse escapado de algún campamento de los júnior. Entonces tenían una revista de versos: L’ Horabaixa.
Ciutat, dies insòlits es un poemario que golpea, un lamento profético, un canto feroz y poderoso y aunque avance brincando sobre piedras y lugares yermos, tiene una piadosa querencia por los rostros devastados de la ciudad –en los que se reconoce el poeta– contemplados como un paisaje de orín y ruina. No suena muy animoso, pero la culpa no es de Viadel, sino de mis palabras: es difícil transmitir hechos poéticos, es más fácil leerlos. Una anécdota banal de tan corriente –la pérdida del empleo, las envidias más o menos gremiales– es el motor de esta busca desaforada y un poco licantrópica y, sin embargo de pasos medidos, de palabras tasadas, por una Babilonia que puede ser Valencia, Barcelona, Roma o Amsterdam, eso no importa.
Ciutat, dies insòlits es un librito que va mucho más allá de los habituales poemarios condenados al circuito de la carrera de honores regida por el principio “te leeré si me lees”. Por suerte para la poesía, si la frase no suena muy solemne. Poesía social, mas de revelación que de rebelión, en una línea profética entre Ginsberg y Dámaso Alonso (Hijos de la ira) donde este exiliado que se despega de Valencia menos que Max Aub, nos retrata como bote de refresco vacío y luminoso, pateado por una pandilla.

Quant a francescviadel

Periodista, escriptor i professor universitari, autor dels assaigs No mos fareu catalans. Història inacabada del blaverisme i de Valencianisme, l'aportació positiva. Cultura i política (1962-2012), publicats per la Universitat de València. Té publicades també les novel·les Terra (Bromera) i L'advocat i el diable (El Cep i la Nansa).
Aquesta entrada ha esta publicada en Cultura, dies insòlits, Literatura. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s